GALLEANDO

Rafaelillo

miércoles, 17 de noviembre de 2021 · 07:31

Lo alejaron de lo habitual y recurrió obligado a lo extraordinario. Han sido, por encima de todo, veinticinco años de gestos. Él es un continuo gesto. Un desafío constante que intriga nada más verlo anunciado. Un sorprendente regalo para los amantes de ese toro tan diferente y fascinante como portador de la emoción. Ese toro de carácter, unido a la sensación de peligro, con el que se ha jugado la vida corrida tras corrida durante dos décadas y media de matador de toros.

Heroico, fascinante y valiente ante la difícil y ambiciosa apuesta. Tiene la solidez del valor desmedido para buscar verdades en la esencia de una lidia que le ha hecho subir por una peligrosa escalera buscando, hasta el último peldaño, la gloria del triunfo.

Su enorme capacidad para resolver le sigue dando a cada una de sus tardes la grandeza de la emoción con la rotundidad de su toreo. Pese a ello, quizá no haya sido un objetivo del todo logrado. Aun así, sus retos, han sido de órdago. Sólo con recordarlos producen un escalofrío de inquietud y miedo. Y así seguirá, entregado y arriesgando su vida mientras construye faenas que provocan irresistible emociones.

Este héroe por naturaleza, que tiene el toreo metido en sus venas, asienta los cimientos de su tauromaquia sobre una sólida lucidez. No incurre en el error de negar lo evidente. Por eso se calza las botas de seguridad para cuidadosamente sondear el terreno inestable que en el ruedo de la plaza se le abre a sus pies. Él lo tiene muy claro: categorizar su sino convirtiéndolo en realidad.

Nunca, como ahora, en el que ha cumplido un cuarto de siglo de alternativa, estuve más cerca de un torero referencial del valor y la ambición. Si, a veces, el sueño de la razón produce monstruos, que no producirá asomarse durante veinticinco años al abismo de la cogida esquivando la muerte sin huida.

Convincente y seguro de sus posibilidades, sin complejos, con la responsabilidad de quien es ejemplo de los valores más auténticos de la tauromaquia, Rafaelillo, seguirá afrontando la aventura de la conquista con la verdad, la grandeza, el misterio y la magia de este arte eterno y gozoso. Que así sea.

 

14
100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia